Ferias y congresos

Si no hay visitantes, no hay evento. Cuando se plantea la posibilidad de organizar cualquier evento, la primera pregunta que hay que poner encima de la mesa es: ¿Quién es el visitante? ¿Cuál es su perfil? ¿Necesitan este evento? ¿Cuántos hay? ¿Les interesará acudir a nuestra llamada? La respuesta a estas preguntas nos indica la viabilidad del proyecto y el camino a seguir.

Aunque pueda parecer un contrasentido, hay que invertir tanto o más en captar visitantes que en captar expositores. Una feria con los pasillos vacíos o un congreso con pocas personas sentadas en platea tienen imposible su supervivencia.